El café de las mañanas

f/22 - 1/30s - ISO 3200
f/22 - 1/30s - ISO 3200

En Bogotá aprendí que no es lo mismo un tinto a un café, así como en Caracas no es lo mismo un marrón a un guayoyo, en Lima todo cambia, no son muy cafeceros en esta parte del sur, e incluso las personas resultan bastantes sorprendidas cuando ven a alguien tomándose un cafecito después del desayuno. Con la llegada del verano vi desaparecer a la mayoria, pero estoy seguro que reapareceran ahora cuando llegue el frio al final del otoño.

 

No importa si es el sello rojo colombiano, el que muele la señora en el mercado de ciudad de Dios o el inmortal Café Madrid, para mi siempre será la misma formula:

 

3 cucharadas grandes de café para 1lt de agua, para que quede negro, como el corazón de mi ex y cargado de azúcar.